El ladrillo concentró un tercio de la inversión extranjera en España en 2015: 7.700 millones:

A estas alturas nadie puede poner en duda que el sector inmobiliario español está en el radar del capital extranjero. Pero a la vista de las últimas cifras oficiales podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que el apetito de los inversores internacionales por el ladrillo es feroz.

Según los datos del Ministerio de Economía, la construcción y las actividades inmobiliarias captaron 7.698 millones de euros en inversión extranjera directa en 2015, lo que representa más de un tercio del volumen del capital foráneo que recibió el conjunto de nuestra economía durante ese ejercicio.

De los 21.724 millones de euros captados en total (la quinta mejor cifra de este siglo), un 21,7% se fue a parar a la construcción de edificios residenciales y a la promoción inmobiliaria (ambos factores entran dentro de la rama de construcción), mientras que otro 13,8% estuvo vinculado directamente con la compraventa y el alquiler de bienes inmobiliarios por cuenta propia (que forman parte de las actividades inmobiliarias).

El ladrillo concentró un tercio de la inversión extranjera en España en 2015: 7.700 millones

Por tanto, el conjunto de actividades ligadas al ladrillo representó el 35,5% del total, frente al 15,6% que alcanzó toda la industria manufacturera (captó 3.384 millones de euros en inversión extranjera directa), al 10,1% que aglutinó el suministro de energía eléctrica (2.195 millones), al 11% del comercio mayor y menor (2.386 millones) y al 10,7% de las actividades financieras y de seguros (captaron durante 2015 2.326 millones de euros).

Un crecimiento del 8.200%

El volumen de inversión total no es la única cifra que demuestra el gran atractivo que despierta el sector inmobiliario entre el dinero internacional: los crecimientos interanuales del capital captado por cada subsector también lo ponen de manifiesto.

Y es que, según las estadísticas del Ministerio que todavía dirige Luis de Guindos, el de la construcción de edificios residenciales recibió durante el año pasado 3.019 millones de euros directos, lo que arroja unincremento del 8.286% respecto a 2014. En aquel ejercicio este subsector apenas recibió 36 millones de euros en inversión, casi 84 veces menos que en 2015.

En toda la lista de actividades no existe ninguna otra que registre un crecimiento similar, aunque también destacan los logrados por las actividades de contabilidad y asesoría fiscal (recibió 215 millones de euros, un 948% más), el comercio al por mayor de bebidas (captó 164 millones, un 700% más) o la venta de automóviles (153 millones, un 615% más).

Si miramos la evolución de los principales sectores, la educación lidera el ranking (recibió 405 millones, un 415% más), seguida de las actividades profesionales, científicas y técnicas (709 millones, un 172% más) y la construcción (167% más, con esos 4.706 millones totales), cuyos repuntes interanuales superan de largo el que ha experimentado el volumen total captado por España: esos 21.700 millones arrojan un incremento del 11% interanual.

En el balance de los últimos dos años, la construcción escala una posición en la clasificación y se erige como el segundo sector más atractivo, con un alza de la inversión foránea del 216% (en 2013 captó 1.488 millones según los datos oficiales, tres veces menos que durante 2015). Solo educación, con un alza del 664%, supera la mejora vivida por el ladrillo en ese periodo.

Madrid, gran epicentro de la inversión

Otra de las lecturas que se puede extraer de los datos que ha recopilado Economía es que la Comunidad de Madrid sigue siendo la región que capta más recursos procedentes del extranjero. Solo en 2015 la autonomía recibió 10.093 millones de euros entre todas las actividades económicas, un 46,5% del total captado por el país y lejos de los 4.783 millones que atrajoCataluña, la segunda región más destacada en el ranking, con un 22% del total.

País Vasco, con 794 millones, fue el tercer territorio más atractivo para los extranjeros, seguido de Andalucía (565 millones), Murcia (518 millones), Islas Baleares (263 millones) y Comunidad Valenciana (254 millones). Entre estas cinco autonomías acapararon el 11,1% de la inversión; es decir, cuatro veces menos de lo que captó Madrid en solitario. Cantabria, por su parte, fue la región que menos inversiones extranjeras registró con unos escasos 9 millones de euros.

De dónde viene el dinero

Sobre la procedencia de las inversiones, el informe recuerda que la inmensa mayoría pertenece a países de la OCDE, que representan un 84,9% del total (unos 18.442 millones de euros). Los cinco principales son, por este orden, Luxemburgo (3.584 millones, el 16,5% del total), Holanda (12,8%, 2.777 millones de euros), Francia (9,9%, 2.140 millones de euros), Estados Unidos (7,3%, 1.581 millones de euros) y Reino Unido (6%, 1.311 millones de euros), que concentran más de la mitad del total invertido con un 52,5%.

Varios pasos por detrás también encontramos a México (977 millones), Alemania (759 millones), China (586 millones), Portugal (447 millones), Arabia Saudí (444 millones), Suiza (437 millones), y Japón (404 millones). Por debajo de 400 millones están Uruguay (335 millones), Liechtenstein (288 millones), Bermudas (234 millones), Hong Kong (216 millones), Irlanda (201 millones), Emiratos Árabes Unidos (173 millones) y Singapur (160 millones).

En términos interanuales, los países que más han incrementado sus inversiones directas en España han sido Portugal (+228%), Emiratos Árabes Unidos (+215%) y Países Bajos (+140%), mientras que las naciones que más han recortado su inversión han sido Estados Unidos (-58%), Irlanda (-47%) y Singapur (-58%).

Articulo visto en: Idealista.com

Ideas de decoración: sácale partido al espacio de tu balcón y conviértelo en lo que tú quieras:

Un balcón puede convertirse en cualquier cosa que tú imagines. No te pierdas estas ideas para decorar y aprovechar un espacio que para muchos parece está ‘muerto’. Con un poco de gusto, se pueden conseguir zonas acogedoras ahora que llega la primavera, aqui os dejamos algunas ideas:

Ideas de decoración: sácale partido al espacio de tu balcón y conviértelo en lo que tú quieras

Ideas de decoración: sácale partido al espacio de tu balcón y conviértelo en lo que tú quieras

Ideas de decoración: sácale partido al espacio de tu balcón y conviértelo en lo que tú quieras

Ideas de decoración: sácale partido al espacio de tu balcón y conviértelo en lo que tú quieras

Ideas de decoración: sácale partido al espacio de tu balcón y conviértelo en lo que tú quieras

Ideas de decoración: sácale partido al espacio de tu balcón y conviértelo en lo que tú quieras

Ideas de decoración: sácale partido al espacio de tu balcón y conviértelo en lo que tú quieras

Ideas de decoración: sácale partido al espacio de tu balcón y conviértelo en lo que tú quieras

Ideas de decoración: sácale partido al espacio de tu balcón y conviértelo en lo que tú quieras

Ideas de decoración: sácale partido al espacio de tu balcón y conviértelo en lo que tú quieras

Articulo visto en: Idealista.com

10 claves para hacer de tu cocina en un espacio más saludable, cómodo y accesible:

Cómo organizar espacios en la cocinaTrabajar con comodidad es la clave para que cocinar resulte placentero. Sea cual sea la superficie de la cocina, tener en cuenta las medidas más adecuadas para cada zona de uso y los distintos elementos que las compone repercute, sobre todo, en mayor ergonomía.

Se acabaron los dolores de espalda cada vez que friegas los platos o intentas llegar a los utensilios inalcanzables a los que ni de puntillas se puede llegar. Te contamos cómo hacer de tu cocina un espacio más saludable, cómodo y accesible.

Equipamiento estándar. El mobiliario de cocina suele tener unas medidas muy estandarizadas. Más allá del estilo decorativo que buquemos –determinado fundamentalmente por los frentes con los que se rematen–, los módulos de los armarios bajos tienen una profundidad de 60 cm y los superiores de unos 35 cm (para que no resulten pesados).

Por lo que se refiere a la anchura, la oferta es grande y va desde los más estrechos, de apenas 15 ó 20 cm –indicados para aprovechar huecos–, hasta los de 120 cm de gran capacidad interior; si bien los más habituales son los de 45, 60 y 90 cm.

Cuestión de altura. La altura media de una cocina se sitúa entre los 2,15 y los 2,35 m, en función de cuánto se quiera aprovechar la pared. Los módulos altos oscilan entre los 70 y los 90 cm de alto y se aconseja colocarlos a unos 140-150 cm del suelo –y a unos 60 cm de la encimera de trabajo– para que resulten accesibles a la mayoría de los usuarios.

En cocinas pequeñas, puede incrementarse la capacidad de almacenaje mediante la colocación de altillos que, pese a no resultar tan accesibles, se pueden aprovechar para guardar elementos de poco uso.

Máxima ergonomía. Y si la altura de los muebles altos es importante para acceder a su contenido con comodidad, la de los armarios bajos lo es para trabajar con comodidad y sin forzar la postura.

Si bien la altura media de la encimera es de unos 90 cm por encima del suelo, lo mejor es personalizarla a la medida del usuario. La ideal es aquella que permite situar los brazos en un ángulo de 90 grados con respecto al plano de trabajo.

Para lograrla, hay que tener en cuenta los distintos elementos que componen los módulos bajos de la cocina: el cuerpo del mueble propiamente dicho, de unos 70 a 80 cm de altura, el zócalo, cuya principal ventaja es que sea regulable, y la encimera, con grosores variables que pueden oscilar desde los 2 cm hasta los 10 ó 12 cm de algunas propuestas actuales.

Sin tropiezos. Moverse sin obstáculos en la zona de trabajo es vital también para evitar incomodidades e incluso posibles accidentes. Los expertos aconsejan dejar un espacio mínimo de unos 120 cm entre dos hileras de armarios enfrentadas entre sí, para garantizar la apertura total de las puertas y evitar la sensación de túnel.

El triángulo ideal. Si bien la distribución de los armarios y las zonas de uso de una cocina dependerá, sobre todo, de su planta y los metros disponibles, al planificarla conviene tener presente el triángulo de trabajo imaginario, cuyos tres vértices son el frigorífico, la placa de cocción y el fregadero. Para poder acceder a todos los ellos con los mínimos desplazamientos, los lados máximos de ese triángulo deben tener una longitud de entre 1,20 y 2,50 metros.

Acortar desplazamientos. Las islas y penínsulas de trabajo resultan muy prácticas en cocinas de planta amplia o en estancias compartidas, aunque, antes de decidirte a colocar una, hay que asegurarse de tener suficiente espacio. Se requieren de 100 a 120 cm libres alrededor para que no obstruya el paso hacia el resto de la cocina.

La profundidad más habitual de un elemento de este tipo es de entre 95 y 120 cm, de modo que se puedan combinar dos armarios de 60 cm abiertos a ambas caras, de 60 y de 35 cm o con un trozo de encimera volada a modo de barra. Se desaconsejan anchuras superiores a 120 cm porque dejarían la zona central fuera del alcance de la mano.

Multifuncional. La altura de la isla también es importante. Si bien la encimera de trabajo debe cumplir los mismos requisitos de las del resto de la cocina, si se va a utilizar este elemento también como barra de desayunos o comidas rápidas conviene elevar su sobre hasta unos 110 cm, para usarlo con taburetes altos.

Zona de fuegos. La placa de cocción debe tener a ambos lados un espacio libre de unos 40 cm, por cuestiones de seguridad, mientras que la campana extractora hay que situarla a entre 50 y 70 cm de su superficie. Asimismo, la distancia de esta y el fregadero no debería ser inferior a 60 cm para evitar molestas salpicaduras.

Protege la espalda. Si bien el horno se situaba tradicionalmente bajo la placa de cocción, siempre que sea posible resulta mucho más cómodo colocarlo a media altura –en una columna a unos 75 cm del suelo– de modo que aún quede espacio para colocar encima el microondas, una cafetera empotrada o cualquier otro elemento encastrado.

De suelo a techo. Los armarios tipo columna, que aprovechan toda la altura de la cocina y ofrecen una gran capacidad de almacenaje, tienen por lo general el mismo fondo que los módulos bajos –60 cm–, por lo que permiten crear todo tipo de combinaciones con estos o con otros elementos como el frigorífico o las columnas de horno y microondas.

A ello ayuda que están disponibles también en una amplia variedad de anchuras, desde apenas 20 cm hasta 90 cm. La única precaución que hay que tener con ellos, en caso de que no conformen un frente independiente, es alinearlos por arriba con los armarios altos.

Articulo visto en: Idealista.com

El precio de la vivienda confirma su estabilización en 2015:

El precio de la vivienda confirma su estabilización en 2015

Los datos del cuarto trimestre del año pasado consolidan la normalización del mercado de la vivienda tras confirmar que los precios de las casas se situaron en un 4,2% de variación anual al cierre de 2015, según el Índice de Precios de Vivienda (IPV) publica por el INE. Pese a la caída de tres décimas registrado entre octubre y diciembre frente al trimestre anterior, la subida anual es la mejor desde 2007.

Ocho años después, el precio de la vivienda registra datos positivos en todos sus trimestres desde el estallido de la crisis económica y el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Desde 2007, el precio de la vivienda que toma el Instituto Nacional de Estadística (INE), que se calcula a partir de los datos de los notarios y es compatible con las exigencias de la oficina comunitaria de estadística, Eurostat, no ofrecía cifras fuera de los números rojos en todos los tipos de viviendas.

Los precios de la vivienda nueva fueron los que más crecieron durante el año para cerrar con un incremento del 5,8%, volviendo a repuntar a final de 2015, después de caer al 4,3% en el tercer trimestre tas alcanzar el 4,9% en el segundo trimestre.

En cuanto a la vivienda usada, la variación bajó medio punto respecto al trimestre anterior hasta el 4,0%. Las casas de segunda mano comenzaron 2015 con leve incremento del 1,1% y repuntó hasta el 3,8% entre abril y junio, para alcanzar su máximo durante el año de 4,3%.

Por Comunidades Autónomas, los mayores incrementos anuales se produjeron en Valencia, cuya tasa sube nueve décimas, hasta el 3,0%, y País Vasco, que aumenta siete décimas hasta el 1,7%. Sin embargo, la mayoría de las comunidades autónomas disminuyeron su tasa anual en el último trimestre de 2015. Los principales descensos se registraron en Cantabria (2,0%) y Principado de Asturias (1,3%), con bajadas de 2,8 y 2,2 puntos, respectivamente.

Articulo visto en: Idealista.com

Los caseros con pisos vacíos se podrán desgravar el IBI o la factura de la luz, según una sentencia:

Los caseros con pisos vacíos se podrán desgravar el IBI o la factura de la luz, según una sentenciaNadie mantiene desocupada por gusto una casa en la que ha invertido con la intención de sacarle rentabilidad. Tener vacía una vivienda destinada al alquiler es un ingente gasto para el propietario. Impuestos, gastos de comunidad, derramas, facturas del agua o la luz… mantener en perfecto estado un inmueble supone una enorme presión económica, sobre todo cuando este no genera los ingresos esperados.

Sin embargo, una reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha abierto la puerta a que los caseros se puedan deducir algunos de estos gastos mientras sus pisos se encuentren sin inquilino.

Aunque Hacienda no permitía al demandante desgravarse los gastos relativos a la vivienda, el tribunal vasco –siendo sensible a la actual problemática que afecta a muchos propietarios que ven como sus viviendas de alquiler se quedan vacías por culpa de la crisis económica– ha señalado en su escrito que el hecho de que “no se produzca el ingreso no excluye la contabilización del gasto y su deducción”.

José María Salcedo, socio del despacho de abogados Ático Jurídico, considera que la sentencia entiende que, a diferencia de otras actividades económicas, “los inmuebles generan una serie de gastos cuya finalidad es mantener el inmueble en situación de poder ser arrendado”.

Esto supone, según el experto, que “si no se paga el IBI, la luz o el agua puede producirse un embargo, o cortarse los suministros, lo que dificultaría la obtención de ingresos”. Esto es, si no se pagan estos gastos sería muy difícil alquilar la casa.

Tomando como válida la interpretación del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, el pago del IBI, además de todas las facturas que tengan como finalidad que la vivienda se mantenga en el mercado de alquiler, serían deducibles ante Hacienda en el caso de que esta permanezca sin alquilar y, por ende, sin generar ingresos.

Aunque la sentencia hace referencia a una empresa, José María Salcedo estima que también afecta a contribuyentes con viviendas en alquiler y que tributan en el IRPF por actividades económicas. En este caso, la ley si establece claramente que gastos como los intereses del préstamo hipotecario o los derivados de la reparación y conservación de la vivienda solo podrán desgravarse si superan la cuantía de los ingresos.

Esto significa que no son deducibles cuando los pisos en alquiler están vacíos. Sin embargo, ese gasto podrá descontarse en los siguientes cuatro años si el inmueble finalmente es arrendado. Por ello es importante guardar las facturas.

Articulo visto en: Idealista.com

El precio medio de la vivienda libre se ha recuperado un 2,4% desde mínimos:

El coste medio del metro cuadrado de las viviendas libres en el último trimestre de 2015 fue de 1.490,1 euros/m2, un 2,1% interanual más en términos reales, según los datos del Ministerio de Fomento. La recuperación desde el mínimo alcanzado en el tercer trimestre de 2014 ha sido del 2,4% mientras este precio refleja una caída del 35,7% desde los máximos del primer trimestre de 2008.

En el último trimestre de 2015, el precio medio del metro cuadrado de las viviendas libres fue de 1.490,1 euros/m2, un 1% más que en el trimestre precedente y un 1,8% de incremento interanual. En términos reales, es decir, descontando la inflación, este precio de la vivienda libre ha experimentado un crecimiento interanual del 2,1%.

Según la serie histórica, el precio medio por metro cuadrado a finales de 2015 supone un 29,1% menos que su nivel máximo alcanzado en el primer trimestre de 2008. Pero en términos reales, el precio actual refleja una caída desde máximos del 35,7%.

Por la otra parte, desde el valor mínimo alcanzado en el tercer trimestre de 2014, el precio se ha recuperado un escaso 2,4%.

Articulo visto en: Idealista.com

Ideas de decoración: consejos prácticos para reformar un piso y ponerlo en alquiler:

Cómo revalorizar un piso

Si vas a poner tu piso en alquiler, primero conviene revalorizarlo con algunos cambios para que se convierta en una opción atractiva en el mercado. Cuanto más profundices en las mejoras y más modernizado esté el equipamiento, más posibilidades tendrás de alquilarlo a mayor precio, lo que te abrirá las puertas a mercados más exigentes, según explican los expertos de Houzz.

Para empezar, debes estudiar un plan de obra, en el que además del estado inicial del piso tengas en cuenta todas aquellas cuestiones que puedan revalorizarlo, como la luz natural, cocinas y baños actualizados, revestimientos de calidad, terrazas acondicionadas, almacenamiento… En todo caso, conviene apuntar alto para, de la que se hace una reforma, obtener el máximo. Por esta razón considera las distribuciones, las instalaciones, el equipamiento, el mobiliario y la decoración, ya que todo cuenta.

En la puesta a punto de la cocina hay que invertir más en creatividad que en materiales caros. Empieza sacando partido de lo que tienes. Por ejemplo, si cuentas con un azulejo blanco estándar, resáltalo con un equipamiento negro. Asimismo, busca ajustar al milímetro los módulos para aprovechar toda la superficie posible y estudia nuevas posibilidades para que sea más funcional.

Por ejemplo una baldosa hexagonal, tipo panal multicolor, hace que la estrechez del ambiente quede disimulada, mientras que el efecto tubo también se compensa instalando muebles altos de pared únicamente en el fondo. Por otro lado, la elección del blanco y negro, en combinación con la madera natural, genera un espacio con un estilo muy actual.

Si el piso es pequeño, conviene ante todo optimizar su superficie; también se puede obtener confort en pocos metros. Una de las actuaciones que suele marcar la diferencia sería contar con un espacio único para la cocina, el salón y el comedor.

Así, amplías las posibilidades de uso de la cocina, evitas espacios excesivamente cerrados o pequeños y actualizas varias estancias, con la introducción, por ejemplo, de una barra para comer, que también se puede presentar como el lugar ideal para trabajar con el portátil.

Al contar con una encimera multifuncional no tendrás necesidad de montar un comedor y por tanto el ambiente parecerá más grande. Eliminando divisiones, también ahorras en detalles de acabados, como por ejemplo las puertas, y le sacas más partido a los materiales ajustando mejor el presupuesto de la reforma.

Pero si tienes superficie como para sacar otro ambiente independiente, no lo dudes. Si se trata del salón, habrá que reordenar la distribución teniendo en cuenta la secuencia lógica de actividades, así como la ubicación de las ventanas e instalaciones existentes; de esta forma el espacio parecerá coherente y no habrá circulaciones conflictivas.

Si la cocina y el comedor comparten el mismo espacio, dejando el salón con zona de trabajo al otro lado de, por ejemplo, un cerramiento de vidrio, no se pierde luz natural ni se empequeñece visualmente el espacio.

Los pisos de alquiler a veces están equipados con muebles que ya nadie quiere y que pueden pesar en la elección de la casa a pesar de las mejoras que ofrezca. No caigas en el error de ponerle los muebles que tú ya no quieres para tu propia casa. Busca piezas claves para el buen funcionamiento del espacio, sin recargar el ambiente, pero que tengan estilo y unidad de conjunto. El inquilino ya lo completará por su cuenta con sus pertenencias y estilo.

El elemento más importante, sin duda, es el sofá, que es conveniente que sea modular para que tenga un uso más versátil, e incluso que ofrezca la posibilidad de convertirse en cama. La mesa de comedor se puede acompañar con unas sillas modernas que rompan con la rigidez del “todo a juego”. Para terminar, da el toque definitivo al ambiente con una iluminación variada, especialmente con luces puntuales para el comedor y para leer.

En el baño ofrece todas las prestaciones extra que puedas, eso incrementará el atractivo de tu piso. Incluye, por ejemplo, una amplia zona para guardar los productos de tocador, una lavadora o instala un lavabo de apoyo sobre una encimera con cajones suspendida, para dejar libre el suelo y que parezca más amplio.

Por otro lado, puedes optar también por un lavabo más estrecho, ganando superficie de paso. Para cambiarle la imagen, busca un revestimiento para las zonas secas, como puede ser un friso de madera sobre rastreles. En este ejemplo, el revestimiento continúa en el techo, lo que permite además ocultar la instalación de la nueva iluminación.

Otro golpe de efecto importante en un baño es la renovación del suelo. Opta por un material muy resistente como el porcelánico, ya que si necesitas instalarlo encima del revestimiento existente es el más adecuado al presentar unos espesores reducidos de entre 3,5 y 6 mm.

Con este material puedes recrear la apariencia de la baldosa hidráulica lo cual, unido a una paleta de colores en sintonía con el resto de la casa, aumentará la coherencia decorativa de la vivienda.

A la hora de pintar piensa también en una propuesta estética de conjunto, para que opere como una herramienta que genere una decoración más coherente. Una idea puede ser elegir una paleta de colores para la pared y otra para las molduras y rodapiés. También puedes crear focos de atención en alguna pared que te interese resaltar con colores más elaborados. Una librería anticuada, por ejemplo, puede renovarse completamente si la integras con el color de la pared.

El almacenamiento es otra cuestión que da muchos puntos a una casa. Se puede distribuir por distintas zonas de la vivienda, en forma de módulos abiertos o cerrados. Siempre que sea posible, empótralos entre paredes y aprovecha los elementos de obra para formarlos. En el dormitorio compensa la falta de metros con módulos equipados para cubrir todas las necesidades de almacenamiento.

En el caso de áticos y buhardillas una reforma te puede proporcionar también más metros útiles, habilitando espacios ocultos bajo las cubiertas. Las obras requerirán seguramente reforzar estructuralmente el forjado, así como incorporar aislamiento termoacústico. Para que el ambiente sea del todo habitable, será necesario abrir alguna ventana en el techo. Elige materiales que aporten amplitud visual, como cielorrasos de yeso laminado, tableros de fibra de densidad media pintados y suelos de madera maciza.

La terraza o el patio son un valor añadido que no puede desperdiciarse, por lo que será conveniente acondicionarlos para que seduzcan al posible inquilino. En el suelo puedes instalar, por ejemplo, una tarima de madera o baldosas autoportantes, para no tener que hacer obra. Otra alternativa para renovar la imagen del suelo es instalar un césped artificial o cubrir una zona con grava. No te olvides de acondicionar la barandilla: revístela con tramas de bambú o dale privacidad mediante una vegetación con porte.

Si vives en un edificio en el que se puede cerrar un balcón o la terraza, de este modo conseguirás un espacio extra para ofrecer, por ejemplo, como lugar de trabajo. Esta obra también reforzará el aislamiento térmico y acústico de la vivienda. Por eso, no escatimes en ventanas con rotura de puente térmico y en vidrios climáticos.

¿Vives en un piso pequeño? Multiplica su potencial con una buena distribución:

Cómo decorar un piso pequeño

Con un proyecto estudiado al detalle, podrás mejorar considerablemente la distribución de tu pequeño apartamento. Es posible, incluso, que ganes algunos metros con los que no contabas o que des con trucos que hagan que el espacio parezca más amplio. Todo es cuestión de ingenio y de replantearse reformas sin reservas para hallar las soluciones óptimas a cada circunstancia.

Investiga el potencial escondido de tu casa, esos detalles que podrían hacerla más atractiva o que sacarían mayor partido a la superficie. La clave en un piso pequeño es la distribución y el orden. Pero también, elementos como los muebles y materiales son importantes. En este sentido, los muebles no se pueden dejar para el final, ya que en este tipo de espacios cumplen un papel organizador y polivalente, además de que, junto con los revestimientos, también tienen el papel de serenar y enlazar el resto de elementos.

Algunos espacios que a priori podrían ser descartables pueden llegar a tener mucho potencial. Es el caso de un antiguo almacén de 20 m2 de planta, que en realidad cuenta con 100 metros cúbicos de espacio aéreo aprovechable. Los arquitectos de MYCC lo dividieron en plataformas a distintos niveles con funciones diferentes, de manera que la vivienda dispusiera de varios ambientes, abiertos y comunicados entre sí.

Cuando el espacio plantea ciertas restricciones de origen que no se pueden modificar, como es el caso de las viviendas entre medianeras con un solo frente de ventanas, las posibilidades en cuanto a distribución están más limitadas. Pero si realizas un proyecto ya adaptado a estas circunstancias, la casa funcionará mejor. En estos casos, es mejor ubicar la cocina y la zona de estar cercanos a la ventana, dejando para un segundo nivel de iluminación el dormitorio, que puede independizarse con cerramientos de vidrio o muebles bajos para no perder el contacto con la luz.

Sin duda alguna, la forma en que se dispone la planta ayuda mucho a que los espacios de uso se distribuyan de una manera más eficiente. En el caso de las plantas estrechas pero largas, los usos se pueden distribuir en hilera, lo que ayuda a que el ambiente gane en orden visual y a que no se mezclen las funciones. Convendrá, en este sentido, agrupar todas las zonas de uso a lo largo de una de las paredes, para que las circulaciones sean claras y rectas.

El elemento del que se ha de sacar mayor partido y que constituye el verdadero potencial de toda vivienda, especialmente de las pequeñas, es la luz natural. Es lo que transformará el espacio, ayudada en su recorrido interior por una distribución despejada, un mobiliario optimizado al milímetro y unos revestimientos que ayuden a reflejar la luz. Por eso, si cuentas con ventanas en paredes opuestas o en ángulo, trata de no obstruirlas, creando, por ejemplo, una distribución abierta o con unas divisiones transparentes. El ambiente se ensanchará y al ser luminoso resultará también más confortable.

Si hay posibilidad de abrir alguna nueva ventana, no lo dudes. Hasta un ventanuco puede cambiar radicalmente la percepción de un espacio, mejorando el funcionamiento del piso. Otra idea que ensanchará las visuales interiores es bajar el antepecho de una ventana para que tenga más tiro. Si esa ventana da a un patio o a un balcón, conviértela en una puerta con vidrio. Ganarás en luz natural, que entrará también a ras del suelo, así como en sensación de amplitud.

En viviendas de un único ambiente, lo más difícil de la distribución suele ser encontrar el lugar para la cama. Si hay varias ventanas en el frente, por ejemplo, ésta ha de ubicarse en un extremo, mientras que en el otro, es conveniente colocar la cocina-comedor.

A ser posible, la cama se debe poner en una zona que no sea lo primero que se ve al entrar. Al ser voluminosa, conviene buscar su emplazamiento en un ángulo al final de un recorrido; de esta forma te será más fácil independizarla y no entorpecerá el funcionamiento del ambiente. En este ejemplo, la zona de estar se ha elevado unos 60 centímetros para ocultar la cama debajo.

Piensa en el volumen disponible. Tener un piso con techos altos es de un valor incalculable. Al poder distribuir la vivienda en dos alturas, lograrás maximizar la superficie. Por encima de tres metros ya podrías empezar a pensar en una plataforma elevada para colocar una cama. Las posibilidades de aprovechamiento son muy variadas y las tendrás que determinar de acuerdo a lo que quieras poner en cada nivel. En este ejemplo, la parte superior alberga un colchón y la inferior una zona de estar.

Otro elemento que hay que rastrear en busca de metros adicionales son los espacios residuales, que pueden darse en un armario más profundo de lo habitual, en un lavadero que ya no se emplea, en un hueco de escalera, en el espesor de un muro… La idea es reconvertirlos para que aporten un nuevo uso, como puede ser una cabina de ducha, un vestidor, un aseo o una zona de almacenaje. Incluso la misma planta de la vivienda con sus irregularidades puede dar pie a nuevos espacios como un recibidor.

A veces, contamos con un recibidor espacioso que no deja opción a reducirlo o a integrarlo de otro modo en la casa. En ese caso, puedes dotarlo de una zona de almacenaje que sirva de complemento al armario principal. Aprovéchalo para que tu casa funcione mejor y esté más ordenada. Si la entrada da directamente a la zona de día, quizá puedas proyectar una separación con un mueble-armario.

Una terraza o balcón es un espacio muy buscado, mucho más en las viviendas de tamaño reducido. Las plantas, la proyección exterior, las vistas… todo cuenta para conseguir que el espacio sea más confortable y no parezca claustrofóbico. Sin embargo, si tienes la posibilidad de cerrarlo, intégralo hacia el interior para conseguir expandir tu zona de día o para instalar tu área de trabajo.

Articulo visto en: Idealista. com

Lo que nunca tienes que olvidar cuando decides comprar una vivienda

Pactar el precio final tu nueva casa no es ni será el único desembolso que debas tener en cuenta cuando te lances a la compraventa de una vivienda. Pagar la entrada, los gastos de la operación, los impuestos o los intereses y vinculaciones de la hipoteca son solo algunos pagos que debes examinar cuando estudies tus opciones de comprar casa.

Si tu decisión entre comprar y alquilar una casa se centra solo en comparar lo que pagarías actualmente de cuota hipotecaria con la renta que pagas al mes, estás cometiendo un grave error.

En una operación de compraventa hay que tener en cuenta los extras que le acompañan pero también calcular cómo se pondría la cuota mensual de tu préstamo hipotecario con un interés del euríbor diferente al actual. El principal índice de referencia en el mercado hipotecario español acaba de cerrar el mes de enero en negativo (-0,008%) por primera vez en su historia. Sin embargo, el euríbor llegó a estar por encima del 5% en 2008, lo que afectaba de lleno al pago mensual de millones de hipotecados en España.

También debes tener en cuenta la entrada, el pago en efectivo (cercana al 20%) que das para que te concedan la hipoteca por el 80% del valor de la vivienda, o los gastos asociados a la operación, que pueden llegar al 15% del precio, como el pago al notario, la tasación del inmueble o el registro de la propiedad.

Además de otros pagos relativos a impuestos, como el Actos Jurídicos Documentados (AJD) o Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) junto a l IBI anual, la comunidad de propietarios, el seguro de hogar o los gastos de mantenimiento de la vivienda.

Actualmente, el mercado hipotecario impone ciertas vinculaciones al préstamo como aportaciones a un plan de pensiones, gastos asociados a la tarjeta, seguros de vida o de automóvil.

Ahora toca decidir si interesa más asumir estos gastos o apostar por el arrendamiento.

Articulo visto en Idealista.com